El marcado de territorio del gato

El marcaje suele reconocerse por la orina, pero eso sólo es porque es lo que a nosotros verdaderamente nos molesta, o nos alerta. De hecho, no es su única manera, ya que si nos fijamos, muchos gatos se refriegan contra las paredes u objetos con el cuerpo, con la cara, con otros animales, o incluso con nosotros. Es la manera de dejar impregnado su olor en esos lugares. En muchos casos, el gato sólo intenta marcar su territorio para sentirse a gusto en un lugar que él conoce, por eso los cambios de domicilio o de mobiliario en casa les produce tanto estrés (su olor no está impregnado en esos lugares y por lo tanto es algo extraño y nuevo para ellos). En otros casos lo hacen cuando están en celo y su olor sirve para marcar el territorio a otros machos como muestra de que las gatas que puedan estar en celo ya están controladas por él. De hecho, eso es lo que piensan unos cuantos machos a la vez y por ello nos podemos encontrar, de vez en cuando, con peleas de gatos en la calle por querer montar todos a la misma gata o, en otros casos, porque ese gato no pertenece a esa colonia y no es bien recibido. Hay que recordar que cada gato o grupos de gatos tienen su territorio marcado.

Todo eso lo hacen frecuentemente con la orina, sobre todo cuando es para marcar su territorio a otros gatos, por cuestión de territorio puramente o por mareaje sexual cuando ese gato está en celo. Si esos gatos están en la calle o salen al exterior es posible que no notemos nada de eso, ya que muy probablemente preferirán dejar su rastro en la calle y no en casa. Lo problemático es el caso de los gatos que viven con nosotros y no tienen más relación que la nuestra, ya que entonces el mareaje resulta un problema doméstico. Y es que ese gato va a tener las mismas necesidades que otro de la calle o que viva en semilibertad y tendrá que marcar en casa y sus lugares preferidos van a ser aquellos donde su olor pueda quedar bien impregnado. Por ello un día podemos encontrarnos que de repente nuestro gato, que siempre había ¡do a la arena, empieza a orinarse en la cama, en el sofá, en la ropa, en la alfombra, etc., con el inconveniente añadido de que esa orina tendrá un olor mucho más fuerte que la orina que hace normalmente en la bandeja cuando no está marcando.

El mareaje suele producirse en la mayor parte de los machos a partir de los 5 o 6 meses de edad, aunque lo normal es que lo hagan a los 7 u 9 meses (siempre hay casos de gatos tardíos que tardan más de un año, pero no es lo habitual). En hembras también puede ocurrir cuando entran en celo, pero no es tan frecuente como en los machos. Lo que sí hacen las gatas es emitir maullidos para alertar a otros gatos de su estado de celo, se frotan con los objetos para dejar sus f eromonas y, de vez en cuando, se orinan para dejar su rastro. La única manera de evitar esos comportamientos es esterilizando a nuestros gatos o, mejor dicho, castrándolos, ya que la esterilización no siempre interrumpe la conducta de celo. Esta actitud desaparecerá sólo si en la intervención se extirpan o se eliminan los ovarios en las gatas y los testículos en los gatos, que son la fuente de hormonas. No intentemos castigarles cuando tengan esos comportamientos, ya que es algo instintivo que no pueden controlar, está en sus hormonas y nada podemos hacer frente a ellas si no es combatiéndolas directamente. Eso sólo se consigue mediante la cirugía o la administración de algunos medicamentos. Desde mi punto de vista, no son recomendables ya que la mayor parte tiene efectos indeseables y secundarios graves, además de que suelen usarse incorrectamente.
Para ese gato la intervención va a suponer el estrés de pasar por una cirugía, pero no va a crear ningún trauma al gato en un futuro. En cambio, un gato en celo en casa sin poder salir y continuamente rechazado y castigado por marcar en casa sí puede ser un gato infeliz y estresado.

Otros gatos pueden orinar fuera de la bandeja estando o no castrados y cuando eso ocurre entonces hemos de pensar en que el gato pueda estar sufriendo alguna patología urinaria o bien que esté pasando por un periodo de estrés. Su orina fuera de lugar es un modo de comunicarnos que algo le está molestando o estresando. En estos casos, la castración no nos va solucionar el problema y deberemos prestar más atención a cualquier cambio en torno al gato que pueda asociarse a su conducta, siempre descartando antes cualquier patología urinaria, cosa que harán de forma rutinaria en vuestra clínica veterinaria.»

Volver a Sobre los gatos

Volver a razas de gatos

Estás bárbara:

las gatas en celo mean?

Opina

*

Mobile Theme Switch DEBUG
Current Theme : eleven40
Checking rule
+ Source : Mobile
+ Theme : mobi
Check if isMobile() : false
Rule not valid.


Theme To Be Used : eleven40