Ejercicios de Kegel

Preparación para la dilatación

Usted puede lograr estar en buena forma para la dilatación sin tener que ser una gimnasta profesional.
maternidadExisten una serie de ejercicios sencillos que pueden ayudarle a aprender a relajarse mientras nota dolor, y prepararle para algunas de las sensaciones que puede notar durante el parto. También pueden ayudarle a evitar laceraciones durante el parto, pudiendo beneficiarle de otra forma una vez que ha dado a luz.

Es probable que su médico o comadrona le aconsejen que haga los ejercicios de Kegel.

Todos los días, tan a menudo como sea posible, contraiga y relaje los músculos del suelo pélvico. Puede hacerlo sentada, de pie, tumbada boca abajo o en su dormitorio, el coche o en el supermercado. Contraiga simplemente los músculos del ano y uretra. Es como si controlase la salida de la orina y de las heces.

Aguante así unos momentos, y luego relájese.

Lo que hace este ejercicio es ayudarle a relajar los músculos que se utilizan durante el parto, colaborando a reducir el riesgo de desgarro. Si a usted le resulta difícil aislar un músculo, inténtelo primero con el brazo, como sugieren las comadronas.

Contraiga un músculo determinado, y luego relájelo. Algunos expertos recomiendan que haga esto con todas las extremidades, ya que le ayudará a relajarse durante el difícil momento de la dilatación.

Las clases de yoga también pueden ayudarle a aprender a contraer y relajar determinados músculos, y conseguir una relajación total.

Una vez que tenga al bebé, los ejercicios de Kegel le ayudarán a conservar el tono en los músculos del suelo pélvico, para impedir que tenga problemas vesicales.