Disfrutar de los caprichos de forma saludable

Alimentarse es más que nutrirse y por ello hay que considerar la satisfacción de otras necesidades. Disfrutar comiendo no tiene por qué desequilibrar la dieta: es posible integrar placer y salud con antojos ocasionales.
Bollería ¿Si o no?
Grasas, azúcares y sus calorías asociadas son ingredientes básicos de estos productos. Incluirlos en el marco de una dieta saludable debe ser más la excepción que la regla.
chocolate¿Cuánto chocolate?
Este delicioso invento (cacao, azúcar y manteca de cacao) tiene un gran y fiel número de consumidores: la combinación de lo dulce con la textura de la grasa, su aroma atrayente y las sustancias del cacao que relajan y mejoran el estado de ánimo explican su gran popularidad. Desde un punto de vista nutricional se considera que se puede tomar en cantidades moderadas -no mucho más allá de 10g al día- por personas sanas, en el marco de una dieta saludable. Es preferible optar por el chocolate negro, con un porcentaje de cacao del 70% o superior, ya que eso reduce su contenido en azúcares simples añadidos o aceites vegetales, a veces hidrogenados, que multiplican su aporte calórico y graso.
¿Qué galletas escoger?
Cuantas menos grasas contengan -en particular grasas saturadas y trans- mejor. También son preferibles las que incluyen cereales integrales, frutos secos, miel y en general productos naturales.
Para picar entre horas
Alimentos ligeros, preferentemente que pertenezcan a los grupos de alimentos básicos, y de texturas duras que obliguen a masticar: frutas y hortalizas como zanahorias o manzanas.
El mejor aperitivo
La misión del aperitivo es abrir el apetito y no interferir en la comida. Pocas grasas y la menor cantidad de sal posible son buenos criterios que tener en cuenta. Contando siempre con la moderación, algunas opciones interesantes son: espárragos, algún tipo de marisco, encurtidos o canapés ligeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *