Dieta Atkins

La dieta del Dr. Atkins, que estuvo muy de moda hace unos años, se basa principalmente en eliminar la ingestión de hidratos de carbono.

Es una dieta que originó una fuerte polémica y que tuvo grandes detractores.

Oficialmente correspondió al profesor Grande Covián hacer, en la Academia Médica Americana, la crítica profunda de los desequilibrios que la dieta proponía. En síntesis, se elimina todo aquello que contiene hidratos de carbono verduras, legumbres, cereales, azúcares, frutas y permite un consumo libre de grasas y proteínas.Por ejemplo, en el desayuno puede tomarse un huevo frito con chorizo y, en vez de pan, cortezas de cerdo.

Eso sí, nada de pan y nada de fruta. La comida podría ser una lata de sardinas como aperitivo, después una pierna de cordero y de postre un taco de queso curado.

El alcohol está prohibido en una primera etapa, unque luego, a las dos semanas, se puede ya tomar algún licor destilado que no tenga azúcar y vino de más de dos años o cava brut nature.

Se trata, en definitiva, de eliminar todo aquello que no sea proteína o grasa. El Dr. Atkins pretendía hacer olvidar la energía de los alimentos y prescindía de contar por calorías. Según su teoría, sin hidratos de carbono no hay asimilación y el adelgazamiento es rápido. La sobrecarga a que somete esta dieta es notable.

Inmediatamente se producen cuerpos cetónicos. Incluso se aconseja el uso de tiritas para medir la acetona en la orina y se llega al absurdo de desear que aparezca, como señal de que se está adelgazando.

Se pierde apetito y se siente un cansancio grande. Es imprescindible complementar con complejos vitamínicos y minerales. Atkins publicó un libro de gran éxito con el título de La revolución dietética.
Debe decirse que, en realidad, la dieta de Atkins no es una dieta original, y tiene antecedentes en un tal Banting que intentó adelgazar por todos los medios y no lo consiguió. Eliminó de su dieta todo lo que no fueran proteínas y grasas y perdió 16 kg. Grande Covián es determinante al criticar este tipo de dietas:

Una dieta rica en grasa no tiene ventaja alguna sobre una dieta mixta del mismo valor calórico. La mayor pérdida de peso obtenida con la dieta rica en grasa en un experimento de corta duración, se debe a la mayor pérdida de agua corporal y a la mayor pérdida de proteínas. Ninguna de estas dos consecuencias es ventajosa para el sujeto. Pero es que además hay aumento notable tanto de colesterol como de ácido úrico.