Dieta a cada hora su comida

También estuvo en boga esta dieta a base de dar en cada comida un tipo distinto de nutriente.

La base podría buscarse en la teoría de los reflejos condicionados de Paulov. En efecto, comprobó que los jugos gástricos y pancreáticos de cada individuo podrían cambiar de acuerdo con la comida que estaba presente.

De ahí surgió la idea de dar al ser humano por la mañana un tipo de nutriente (hidratos, por ejemplo); a mediodía, podría ingerir proteínas sin hidratos y por la noche, verduras y vitaminas. Desde el punto de vista de la nutrición, parece que las necesidades del organismo no tienen, a priori, un horario determinado.

La base científica de este sistema trata de convencernos de que en cada comida sólo se debe activar un tipo de secreción. Hay que disociar, pues, los alimentos. Así, entra a formar parte de las dietas disociadas, como la antidieta, la de Hay o la de Demis Roussos.

El problema más grave que tiene este tipo de dieta es que como muchas otras es para siempre. Hay que adaptar el organismo a estar siempre así. O se vuelve al peso anterior.

 

Opina

*

Mapa del sitio