Croacia

Destino tradicional de italianos y alemanes, Croacia se posiciona como lugar predilecto para visitarla en crucero o mediante rutas y circuitos por las ciudades de la costa dálmata.

Croacia aglutina desde el turismo deportivo y de aventura y el senderismo hasta el tradicional turismo cultural con la visita a monumentos con más de dos mil años de historia. Además, no hay que olvidar un incipiente turismo de salud gracias a su clima favorable y a sus numerosas fuentes de aguas termales.

Zagreb, la capital

Entre las principales zonas turísticas destaca Zagreb, la capital de Croacia, situada entre la costa adriática y Europa central, que conserva el encanto de las ciudades de la Edad Media, dado que fue el resultado de la unión de dos ciudades medievales. En Donji Grad, la ciudad baja, se pueden admirar grandes edificios austrohúngaros, mientras que la plaza principal se encuentra rodeada de palacios de estilo clásico, modernista y racionalista. Merece la pena disfrutar del encanto de cafés y terrazas, muchos de ellos en la calle Tkalciceva, y adquirir recuerdos en la zona comercial más famosa de Zagreb, la Calle Llica. Con un pequeño funicular se llega hasta ciudad alta o Gornji Grad, un barrio con aire medieval, festivo, jovial y muy atractivo. Entre las visitas imprescindibles, la catedral de San Esteban, la Torre de Lotrscak, desde donde se contempla una magnifica vista de la ciudad, y el Muzejski Prostor, la principal sala de exposiciones de la ciudad, así como numerosos museos.

La bella Dubrovnik

croacia

Dubrovnik

En la región de Dalmacia está Dubrovnik, donde arte, cultura e historia se funden para deleite de sus visitantes. La ciudad está circundada por una muralla de casi dos kilómetros, construida fundamentalmente en el siglo XIV y que constituía un eficaz baluarte defensivo. Hoy en día se puede caminar por el adarve de la fortificación para contemplar el casco histórico al tiempo que se admiran las maravillosas vistas del litoral. Su casco histórico es un monumento en sí mismo, lo que le ha llevado a ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Lo mejor será perderse por sus calles y contemplar desde la fontana de Onofrio hasta el campanario de la ciudad, el Palacio Sponza y el célebre Palacio del Rector, así como la iglesia barroca de San Blas, el convento franciscano, la iglesia de San Salvador y el convento de Santa Clara. En verano, la ciudad se viste de gala y se transforma en un escenario cultural convirtiéndose en mágicos bastidores de un incomparable teatro gracias al Festival de Verano.
Dubrovnik es, asimismo, el punto de partida para descubrir el sur de Dalmacia. El Archipiélago Elefiti, de exuberante naturaleza y rico patrimonio arquitectónico, es fácilmente accesible en barco. Las islas Kolocep, Lopud y Sipan destacan por sus bosques de pinos y las bonitas playas y constituyen una magnífica excursión de un día. Algo más alejadas están las islas Mljet y Korcula, cubiertas por espesos bosques y pequeños pueblos.

Volver a Lugares