Córdoba, España

Córdoba fue el emplazamiento de la primera universidad europea

Córdoba, la mezquita

Córdoba, la mezquita

En el año 711 los moriscos entraron en la península ibérica, y a mediados de ese siglo Córdoba era gobernada por Abderramán, un líder carismático que puso en marcha un programa urbanístico que mejoró radicalmente el perfil de la ciudad. En el siglo X ya era la ciudad más importante al oeste de Constantinopla, acogiendo la primera universidad de Andalucía y una biblioteca con más de cuatro mil libros.
La gran mezquita fue originalmente construida por Abderramán, que era un ferviente partidario de la tolerancia religiosa. Esto es especialmente interesante si tenemos en cuenta que, unos 500 años después, una vez finalizada la Reconquista, Alfonso X decidió añadir al conjunto una capilla real.
Unos 100 años más tarde se añadió una segunda capilla, y unos 150 años después, la iglesia decidió construir una catedral dentro de la mezquita, destruyendo parte del edificio original.
Entrando en la mezquita a través de la puerta cubierta de bronce, te encontrarás en el patio de los Naranjos, un patio que contiene gran cantidad de estos árboles que a su vez rodean un estanque artificial donde los fieles se lavaban ritualmente antes de rezar.
Calleja de Córdoba

Calleja de Córdoba

En el interior, las hileras de arcos con franjas rojizas y blancas se alejan en la distancia, mientras las cúpulas ricamente decoradas te dejarán sin habla.
Asegúrate de ver el espléndido mihrab, o sagrada hornacina de plegarias, con su increíble arco de mosaico y su cúpula de piedra en forma de concha.
Al alejarte de la puerta, te encontrarás en la Judería, el barrio judío medieval, donde las calles adoquinadas son demasiado estrechas para el paso de los coches.
Se pueden ver pequeñas casas pintadas de blanco, talleres de preciosa orfebrería y pequeñas fuentes con agua cayendo sobre bellas pilas de azulejos acristalados en hermosos patios.

Volver a Lugares