Chefchaouen

turismo marruecos

Chefchaouen

A poca distancia en coche de Tánger, en la región montañosa del Rif, se estableció a finales del siglo XV la pintoresca ciudad medieval de Chefchaouen, como refugio para los moriscos y los judíos expulsados de España por los Reyes Católicos. Su asombrosa medina es una de las más encantadoras de Marruecos, con sus características casas de gablete encaladas de azul, y sus artesanos vendiendo productos tradicionales en las estrechas callejuelas, como caftanes y chilabas bordadas, alfombras, productos de cuero, cerámica y objetos de cobre.
La plaza Uta El Hammam está dominada por una mezquita del siglo XVII, con un delicado minarete de ladrillo y yeso de seis lados, y adornada por los árboles de mora que dan sombra a agradables cafeterías en las que puedes sentarse a disfrutar de un té a la menta. También hay un grupo de edificios elegantes, como la madraza (escuela coránica) y el viejo castillo, con su jardín lleno de palmeras y cipreses. Se dice que hasta 1920 sólo habían entrado tres cristianos en la ciudad, y que en su mercado se comerciaba abiertamente con esclavos hasta 1937.
El área que la rodea posee espléndidos paisajes, con abundantes manantiales, nubes bajas y prados de flores silvestres llenos de ovejas.
Chefchaouen es también uno de los principales productores de cannabis, o kif, de Marruecos. El cultivo y la venta de marihuana se ha convertido en algo tan intrínseco a la ciudad (se vende abiertamente en los mercados junto a los tradicionales vegetales, hierbas y especias) que al cabo de poco uno deja de verlo como algo extraño.
A diferencia de otras ciudades de Marruecos, Chefchaouen es un lugar turístico que suele figurar en las listas de destinos preferidos de viajeros de todo el mundo.

Volver a Lugares

 

Opina

*

Mapa del sitio