Cantueso para una buena digestión

Además de proteger el estómago, es un gran expectorante y bálsamo para la piel.
cantuesoDe las 27 especies de lavanda conocidas, siete al menos crecen en España, y una de ellas, el cantueso (Lavundula stoechas) puede considerarse un símbolo del paisaje mediterráneo.
El cantueso es una mata aromática de hasta un metro de alto, grisácea y pilosa, con hojas lanceoladas y flores violáceas. Se cree que el nombre latino stoechas le viene de las islas Hieres, frente a Marsella, que antiguamente se llamaban Stoichades y donde crece en abundancia. Florece en primavera y con fines medicinales se cosechan las sumidades floridas. Contiene un aceite esencial con alcanfor, resinas, alcoholes y taninos.
En catalán existe un dicho elocuente: «cremar el cap d’ase treu el mal de casa» («quemar una cabeza de cantueso saca el mal de casa»), en alusión a las virtudes purificadoras del cap d’ase o tomanyí, como se conoce al cantueso en esta lengua. Y es que en efecto se ha usado a menudo en las casas de campo con el fin de eliminar malos olores en estancias y habitaciones. Se asocia a mirra y hojas de laurel, olivo y eucalipto, y se quema con un carboncillo incandescente o alcohol. Una vez arde, se apaga la brasa y el humo purifica hasta los ambientes más enrarecidos. El cantueso, como otras lavandas, se considera una excelente ayuda digestiva, para lo cual se toma en infusión después de comer. No menos importantes son sus efectos balsámico, antiséptico y antibacteriano, muy útiles frente a la congestión nasal y bronquial, catarros con mucosidad, procesos gripales, laringitis, bronquitis, estados asmáticos leves y alergias respiratorias.

Vahos para descongestionar

Para aliviar la congestión nasal, se puede recurrir a un remedio tradicional muy efectivo: vahos de cantueso con hojas de eucalipto, flores de saúco y brotes de abeto o pino silvestre. Se pone al fuego dos cucharadas de la mezcla por medio litro de agua y se retira en cuanto rompe a hervir; a continuación, tapándose la cabeza con una toalla, se respira el vapor durante unos 8-10 minutos.
El cantueso por vía tópica se usa para limpiar, desinfectar y cicatrizar heridas en la piel, además de aliviar picaduras de insectos. Para tal fin se aplica en lavados locales o empapando unas gasas con la infusión. Las sumidades de cantueso, maceradas en alcohol junto con romero, alcanfor y a ser posible capítulos florales de árnica, permiten obtener un alcohol de masaje muy efectivo frente al dolor neurálgico y reumático o el causado por golpes, caídas y torceduras. Contraindicaciones. El aceite esencial de cantueso por vía oral y los vahos están contraindicado en el embarazo y la lactancia. Tampoco debe darse a menores de seis años. Presentación. En planta seca y troceada para infusión, el aceite esencial en disolución alcohólica solo para uso externo, macerado en alcohol, y la planta fresca como aromatizador natural de la casa.

 

Estás bárbara:

cantueso

Opina

*

Mapa del sitio